AdopciónAnimales

7 puntos claves si quieres comprar un perro

Puntos Claves Si Quieres Comprar Un Perro

Si estás a punto de adquirir un perro, estás ante una elección mucho más importante de lo que parece; estás a punto de hacerte responsable de otro ser vivo.

Te dejamos 7 puntos que deberías plantearte antes de tomar esta decisión.

1- El perro no es un juguete. Puede brindar alegrías, pero requiere sacrificios económicos y tiempo disponible. Recordemos que el perro no es un instrumento de placer, sino un ser que vive, sufre y goza con nosotros; por lo tanto, no puede ser abandonado a sí mismo cuando nos ausentamos o cuando no tengamos deseos de su compañía.

2- El perro debe ser apto para nuestra vivienda. Para quien vive en un departamento, en la ciudad, es aconsejable elegir entre las razas que no requieren gran movilidad, no molestan al vecindario ladrando con cualquier timbre y, dentro de lo posible, no sufran pérdidas de pelo importantes en los períodos de muda.

3- La edad ideal para la compra. No es la de dos o tres meses, como suele considerarse, porque a esa edad el perro es delicadísimo (todavía no tiene formada la estructura ósea, debe cambiar los dientes, erguir o doblar las orejas) y requiere un régimen alimenticio más bien complejo, particularmente exigente para quien no tiene mucho tiempo disponible. Además, debe estar vacunado contra la leptospirosis, el moquillo y la hepatitis, y necesita tratamientos calciovitamínicos entre otros. Los cachorrones y adultos jóvenes, en cambio, no tienen exigencias tan precisas y son menos sensibles a los eventuales errores del propietario novato. Si crecieron en una perrera, se encariñan inmediatamente con el ser humano que los lleva a vivir en su casa.

4- La elección del sexo. Está estrechamente ligada a las preferencias del futuro propietario, que elegirá una hembra si desea un ejemplar más tierno, tranquilo y afectuoso, a veces más tolerante en relación con los demás animales, y si no juzga demasiado fastidiosas las complicaciones inherentes a los dos períodos anuales de celo. Elegirá en cambio un macho si no quiere tener preocupaciones de este tipo, o si prefiere un ejemplar más fuerte, más robusto y desarrollado, y no le importa que, eventualmente, sea menos dócil a una obediencia inmediata, más inquieto.

5- La elección de la raza. No debe responder solamente a preferencias estéticas, sino concretarse a continuación de un examen minucioso de las características y necesidades de las razas que interesan, para evitar errores tan importantes como: pretender que viva en un departamento, feliz y en perfecta salud, un ovejero alemán, con sólo diez o veinte minutos de paseo diario con correa; desear un guardián seguro y comprar un maltés; considerar que un fox terrier es un perro tranquilo, sin temperamento o querer creer que un bulldog es un fanático de largos paseos y excursiones.

6- Es indispensable documentarse sobre las razas que interesan. Visitando algunas de las principales exposiciones caninas o recurriendo a las sociedades dedicadas a la tutela, difusión y mejoramiento de cada raza, representadas en cada país.

7- La compra del perro. Puede hacerse en un negocio o a través de conocidos y amigos. Resulta libre de riesgo sólo si se recurre a criadores de confianza, que garanticen el estado de salud y la tipicidad del perro, haciendo caso omiso de especulaciones económicas.

Ahora sí, con todas estas consideraciones resueltas, ve y escoge la mascota que mejor puedas cuidar y disfrutar.

Imagen: LealCan

  • Pingback: Claves para bajar de peso | Blog Alimentos