Adiestramiento

Cómo actuar frente a un perro desconocido

Hay a quienes nos gustan los perros, nos entusiasmamos cuando vemos los de nuestros amigos, vecinos, o simplemente los vemos en la plaza. El problema es que algunas personas actúan frente a un perro desconocido como si no lo fuera, lo que puede producir una respuesta inesperada (o más bien desagradable, porque es esperable que reaccione mal) por parte del perro que no conocemos. Hay algunas cosas que debemos hacer y otras que no debemos hacer nunca, para lograr no solo no tener problemas, sino para relacionarnos adecuadamente con ese perro en particular.

En primer lugar la forma de acercarse es clave. No hay que hacerlo ni corriendo ni gritando, forma que puede parecer muy alegre pero asusta al perro. Con paso normal y voz tranquila nos dirigimos a él. Nos acercamos pero dejando un espacio entre ambos, de modo que sea el perro quien tenga que venir a nosotros para así no invadir su espacio y que la iniciativa del acercamiento sea suya.

Nos ponemos de lado, no de frente y agachados de modo que nos pueda mirar a la cara mucho más cerca de su altura, sin tener que elevar tanto la mirada. Sin embargo no tenemos que mirarlo a los ojos, porque lo puede interpretar como un desafío o agresión. En esa posición le continuamos hablando y le permitimos que huela nuestra mano, la que extendemos pero no tanto como para ponerla frente a su hocico. Recordar que es él quien se tiene que aproximar en todo momento. No lo acariciamos hasta que se ha tomado un tiempo para calmarse.