Adopción

Adaptación de un perro abandonado

Adaptación de un perro abandonado

Seguramente no vamos a tener nunca un perro que nos de más alegrías que un perro que hemos adoptado luego de un abandono. Si el perro vivía con una familia, las cosas suelen ser mucho más simples. Vamos a tener mucha información sobre su comportamiento y gustos lo que nos ahorra buena parte del camino. Pero aún así no es fácil y sobre todo debemos de luchar contra la temporada de abandonos.

Mucha paciencia

Si el perro que hemos adoptado viene con un nivel de información alto, solo tenemos que tener mucha paciencia y hacer uso de esa información. El perro va a estar asustado en mayor o menor medida y va a tener desconfianza. Si les mostramos que somos el alfa de un grupo amigable, donde va a ser alimentado, cuidado y protegido, el perro se va a adaptar con más facilidad.

El problema son los perros de los que no se tiene información. Se los ha encontrado en la calle y son un signo de interrogación. Con el tiempo podemos ir sacando conclusiones, pero no sabemos por lo que han pasado. Bueno seguro no fue. El miedo que va a tener el perro puede hacer que hasta muestre cierta agresividad. Mi perro es uno de esos casos  y al día de hoy cuando ve una mujer desconocida se muestra asustado y hasta gruñe. Quien sabe que le habrán hecho.

No presionarlo

El punto es darle espacio y tiempo. La iniciativa de acercamiento es del perro. Nosotros ofrecemos pero no agobiamos. Lo esperamos pero dándole mucho lugar. Volviendo al caso de mi perro solo al mes de estar en casa, un día, sin motivo aparente comenzó a jugar conmigo. No paró al día de hoy, pero fue el quien inicio el juego.

Tiempo, cariño y espacio.