Adiestramiento

Adiestramiento peligroso

Adiestramiento peligroso

Adiestrar un perro para guardia y custodia es algo realmente serio. Si se trata de algo profesional, como puede ser la policía o servicios similares, suele ser un trabajo muy bien hecho y la seguridad del perro y el entorno es un hecho. El problema es que hay veces que las personas confundimos las cosas. Quienes sienten que necesitan mayor seguridad compran un perro de gran porte y raza muy llamativa  y los entrenan de un modo muy poco adecuado para defensa.

Cuando hablamos de razas de perro de gran tamaño el poder de mordida y la forma de ataque puede ser letal. Si el entrenador no es el ideal y el dueño tampoco, lo que tendremos como resultado será algo de verdad peligroso.

Una tragedia

Hace unos días en Montevideo, Uruguay, ocurrió algo que demuestra el nivel de seriedad del problema. Un señor tenía un pitt bull entrenado para defensa. Sale a caminar con el perro, hay un grupo de niños vecinos jugando y uno, de 6 años, apunta con un arma de juguete al señor del perro. El resultado fue el peor ya que el perro mató al niño en forma casi inmediata, al atacarlo en el cuello. Una verdadera desgracia.

Mal entrenamiento

Si se entrena un perro en ese sentido, el entrenamiento tiene que ser a inmovilizar no a atacar el cuello. Eso si nos parece que hay que entrenarlo así, cosa que no comparto ni un poco.

Seamos responsables con nuestras mascotas y nuestro entorno. Hay que reconsiderar el tema de las razas peligrosas o no tanto, más bien pensando en dueños peligrosos. En este caso, no por querer dañar sino por no valorar el riesgo.