Adopción

Adopta un perro guía jubilado

Adopta un perro guía jubilado

Los perros guía son fundamentales en la vida de las personas con capacidad visual muy limitada o nula. Gracias al lazarillo la persona adquiere un nivel de independencia muy importante, lo que implica un cambio de vida total. La falta de un sentido como la vista, si bien es un problema, no debe impedir el desarrollo integral de la persona. Si pensamos en como se originó el sistema Braille, veremos que es en base a ese espíritu de superación de algunas personas, que no se detienen ante las dificultades. Un ciego no debe limitarse y un lazarillo es clave en esa libertad.

Una vida de trabajo

El punto es que el perro lazarillo o perro guía puede hacer su tarea hasta los 8 o 10 años. Luego de ese tiempo no tiene la energía suficiente como para poder seguir trabajando. En gran cantidad de casos, si bien el perro se retira sigue con la misma familia. En otros casos simplemente no es posible y el perro pasa a ser uno más en la lista de los que esperan ser adoptados.

Una segunda oportunidad

Si adoptamos un perro lazarillo debemos saber que es un perro muy disciplinado, acostumbrado a un nivel de rutina muy alto. La adaptación a la nueva familia le puede llevar un tiempo. Lo bueno es que sabemos todo de este perro, hasta que hacía día por día. Esto nos facilita todo el trabajo de adaptarlo, pero sabiendo que debemos poner mucho de nuestra parte.

Otro punto a tener en cuenta es que el perro no hará ni nos dejará hacer algo que el considera un peligro. No nos va a dejar cruzar la calle si no está totalmente detenido el tránsito. Es solo un ejemplo, pero hay que pensar en esos detalles.