Animales

Adoptar un cachorro y en casa hay un perro anciano

Adoptar un cachorro y en casa hay un perro anciano

En lo personal soy de quienes recomiendan, seguramente porque puedo hacerlo, adoptar una segunda mascota. Interactúan entre si, de modo que su vida es mucho más divertida,  sean de la misma especie o no. En mi caso, se trata de un gato casi anciano y un perro entre la infancia y la adolescencia. Igualmente, en caso de mi perro dada su personalidad, creo que será uno de esos eternos cachorros. A pesar de las edades tan diferentes y de ser un perro y un gato, la adaptación de ambos fue muy exitosa y le relación es excelente.

Veamos como proceder

Es muy importante tener en cuenta las condiciones del perro anciano. Si está muy limitado en el movimiento, si sufre dolores, etc., no se va a adaptar con facilidad a un cachorro muy activo. Tal vez en un caso tan especial lo ideal sea adoptar otro perro adulto.

Otro punto interesante es el tamaño. Si el anciano es pequeño y le traemos un cachorro enorme se va a sentir mucho peor, además de que seguramente en sus juegos será imposible seguirlo. Adoptemos un cachorro de tamaño pequeño.

La presentación

Siempre conviene hacerla en un territorio neutral, como el parque o el mismo refugio si nos permiten hacerlo. De esta forma no se va a sentir tan invadido de un momento al siguiente.

Tiempo, mucha, pero mucha paciencia y vigilancia son las claves. No debemos intervenir en la relación salvo que la situación sea peligrosa, algo completamente poco frecuente. Tal vez le gruña un poco cuando el cachorro molesta mucho, pero rara vez va a pasar de eso. De todos modos, hasta estar muy seguros no los vamos a dejar solos y juntos.