Adopción

Adoptar un perro sordo

dog listening with big ear

Cuando estamos tomando en cuenta la adopción, puede ser que se nos ocurra pensar en la opción de adoptar mascotas con necesidades especiales. Es algo plenamente satisfactorio pero que requiere de tiempo y dinero. Una mascotas con necesidades especiales, en general, requiere de tratamientos y cuidados muy diferentes.

Si tenemos en cuenta una mascota sorda, el gasto en realidad no es mucho mayor que una mascota común. La sordera en si misma no requiere medicación ni un número de visitas al veterinario mayor que los de otro perro, si es que la sordera es el único problema.

Mucho amor y cariño

Sin embargo, está claro que se necesita de mayores (o diferentes) cuidados que un perro normal. El punto es aprovechar los sentidos que el perro conserva y trabajar con ellos. Un punto clave es que el perro sordo confíe en nosotros. Para eso le vamos a mostrar mucho cariño, siempre con caricias. Un perro con este problema es un perro al que hay que darle mucho contacto físico, aprovechando el sentido del tacto.

Otro punto para que nos tenga confianza es sacarlo a pasear. Ya hemos visto como el paseo es un momento donde se deja muy clara la jerarquía. El perro en ese caso tiene que ir siempre con correa. Estos perros se desorientan con facilidad, por lo que tienen que ir físicamente contenidos. Es clave el contacto visual permanente con el dueño.

Las ordenes las vamos a dar con gestos

Obviamente que gritar no sirve para nada, pero a los dueños le lleva un tiempo comprenderlo. Vamos a pensar un gesto para cada orden y se le enseña de la misma forma que un perro que no tiene problema.

Es algo a tener en cuenta. Es diferente pero no demasiado  y casi nadie quiere un perro sordo.