Adopción

Adoptar una mascota, gato callejero en casa

funny little Scottish kitten sitting inside wicker cat house

Adoptar una mascota no debe ser un acto impulsivo, ya que es muy importante hacer una profunda evaluación previa. Sin embargo hay veces en que las circunstancias nos obligan a tomar una rápida decisión. Es el caso, que en lo personal me ha ocurrido, de ver en la calle un animal en pésimas condiciones. No hay tiempo de pensar mucho, sobretodo si ya tenemos experiencia y nos sentimos capaces de dar a esa mascota lo que de verdad necesita. Ya hemos visto en un post anterior como proceder  al adoptar una mascota, en esos primeros momentos. Veamos ahora que hacer en la  llegada a casa  del gato de la calle  y los primeros días.

Un punto fundamental es no agobiar al gato

Al adoptar una mascota de la calle,  la iniciativa la debe tener en este caso el gato. Llegamos a casa y lo dejamos que recorra todo. Los gatos son muy curiosos y le va a gustar ver todo. Le hablamos poco y en voz muy calma. Luego de esa recorrida y durante ese primer día el gato va a elegir el lugar que más le gusta, ya que le parece más seguro. Si es posible, en ese mismo sitio vamos a poner su cama, algunos juguetes, los recipientes de agua, comida  y a distancia prudente, la caja de arena. De esta forma el gato puede comenzar su adaptación.

Esperar con calma

Si esta asustado y se esconde debajo de un mueble, por ejemplo, no hay que preocuparse e intentar moverlo de ahí. Esperemos a que se calme. Le ofrecemos comida y le hablamos, pero no todo el tiempo, le damos espacio para que el mismo salga y empiece su nueva vida. Hay que explicar esto muy bien a los niños. Los pequeños y las mascotas se entienden muy bien, pero el gato necesita un tiempo.

Unos días después de adoptar una mascota y cuando el gato se ha adaptado, vamos a llevar sus cosas al lugar definitivo, si es que el lugar que inicialmente ha elegido no es muy bueno para el resto de la familia.