Adiestramiento

Algo más sobre el bozal

Algo más sobre el  bozal

Más de una vez hemos reflexionado sobre el uso de un elemento tan antipático como útil, el bozal. Por supuesto que cuando digo útil me refiero a un número limitado de casos, comenzando por los que la ley indica. En nuestro país, las razas consideradas peligrosas tienen que usar bozal cada vez que salen de su casa. También se da el caso de  un perro de raza cualquiera o mestizo, con una agresividad no controlada, que también debe usar bozal. Claro que en ese caso hay que solucionar el problema  y no ocultarlo con un bozal.

Cuándo usarlo

Otro uso del bozal útil  y necesario es durante alguna de las visitas al veterinario. Un perro con dolor puede responder con una mordida, sin que eso nos haga pensar que es agresivo.

Hay varios tipos de bozal,  más rígidos, más suaves, los que solo contienen la mordida, etc. La elección del adecuado tiene que ser en base a la recomendación del veterinario, sobretodo porque hay factores a tener en cuenta.

Quienes deben usarlo

Los perros con la cara muy chata no deben usar bozal casi nunca. El punto es que esos perros tienen  normalmente ciertos problemas para respirar. Si colocamos un bozal vamos a agravar ese problema. Si el perro además va a caminar o hacer ejercicio, peor aún.

Lo que no se debe hacer nunca es colocar un bozal al perro para que no moleste con ladridos. Esto es un uso especialmente cruel del bozal y no tiene sentido alguno. Es necesario enseñar al perro a no ladrar e impedir el ladrido de una forma tan inadecuada.