Salud

¿De qué se alimentan las tortugas africanas?

tortuga africana

Las tortugas de Florida, esas pequeñajas de orejas rojas, son de sobra conocidas por nosotros. ¿Pero qué hay de las tortugas africanas, terrestres y de mayor tamaño? ¿Tenemos claras realmente sus necesidades como mascotas?

En nuestro blog instamos siempre a tener toda la responsabilidad del mundo en el cuidado de nuestras mascotas, y eso, por supuesto, no se reduce solamente a perros y gatos. Si queremos tener tortugas debemos informarnos muy bien antes de cómo encargarnos de ellas, cuáles son sus necesidades y qué obligaciones vamos a contraer… porque, por desgracia, sabemos que estos animales suelen ser los grandes desconocidos. En el caso de las tortugas de tierra africanas pensamos que basta con darles un sitio para que campen a sus anchas… y no es así.

Una dieta natural

El mejor sitio para tener una de estas mascotas es un jardín en el que puedan pastar césped, evidentemente natural. El diente de león, los tréboles, las dalias… pueden ser grandes manjares para ellas. Por supuesto, debemos asegurarnos de que la hierba no tiene ningún fertilizante o similar que pueda afectarles. Si somos aficionados  a la jardinería, quizás lo mejor sea cerrar un espacio para ellas, suficientemente grande para que estén a gusto; así nos aseguramos de que no devorarán ninguna de nuestras plantas más queridas y al mismo tiempo no correrán ningún riesgo frente a productos químicos.

Las verduras como complemento

Estas mascotas no son demasiado amigas de la fruta, pero en cambio ciertas verduras les encantan y les vendrán estupendamente para su desarrollo. Entre ellas tenemos las acelgas, las espinacas, las hojas de zanahoria y de coliflor, las endivias y el brócoli. Veis que hemos dejado fuera la lechuga, y esto es debido a que, de todo lo que podemos darle, es la verdura más pobre en nutrientes. Se la comerán sin dudar, claro está, pero no debemos limitar su alimentación a ella ni mucho menos.

Aunque estemos hablando de tortugas de tierra, también necesitarán un sitio para beber y bañarse cuando ellas decidan hacerlo. Bastará con proporcionarles un pequeño estanque, no demasiado profundo, y con mantenerles el agua limpia siempre.