Animales

Alteraciones conductales de aves en cautiverio: el picaje

Alteraciones Conductales De Aves En Cautiverio El Picaje

Las aves tienen una conducta normal de acicalamiento de sus plumas, que responde a razones diversas. En primer lugar, están las razones higiénicas, conductas relativas a la reproducción (cortejo, preparación del nido, etc.) pero también vemos esta conducta como un mecanismo de reducción de ansiedad. Cuando esta conducta se exagera, el ave se arranca las plumas en forma obsesiva, pudiendo lesionarse con seriedad. A esta conducta se le llama picaje.

Las causas de esta alteración de la conducta del ave son diversas. En primer lugar tenemos las alteraciones orgánicas. La presencia de parásitos externos que induce en un primer momento esta conducta  (que luego el ave adopta como costumbre), es una causa posible, así como los problemas propios de la piel. Los problemas de nutrición, en general por carencia de algún elemento fundamental en la dieta, tienen una frecuencia relativa como causa de esta reacción.

En segundo lugar existen las causas relativas a un ambiente inadecuado. Cuando un ave se encuentra en una jaula de tamaño insuficiente, o con más aves de las que debería, con higiene defectuosa, con aves grandes que lastiman a otras más pequeñas, sin un ritmo diario de iluminación (sin la oscuridad necesaria para el descanso) o con ruido excesivo…, puede desarrollar esta conducta.

En tercer lugar están las causas sociales. Es el caso de un ave que se encuentre sola, aburrida, y con poca o nula interacción con otras aves o humanos.

Es importante llevar el ave al veterinario, sobre todo para descartar las causas orgánicas y tratarlas. La consulta debe ser precoz, ya que esta conducta es difícil de modificar si ya es una costumbre. Otra buena medida es verificar y modificar todo lo que puede estar causando esto, por ejemplo, ponerle una jaula de tamaño adecuado, compañía de otras aves, higiene correcta y asegurar un buen descanso. 

Imagen: aviariocastro.es