Animales

Alteraciones de conducta en los loros

Por muchos motivos no soy nada fanática de tener aves en casa. No creo que el cautiverio sea ideal para ningún ser vivo y sobretodo creo que la interacción social que tienen con los humanos es especialmente pobre. Claro que eso no es así en todos los casos. En especial los loros interactúan bastante más que otras aves y se puede reducir en algo su cautiverio si se tiene un lugar especialmente amplio para ellos, de modo que les permita volar aunque sea un poco.

Los loros pueden tener depresión, por más exagerado que resulte la palabra. El punto es que se manifiesta de modos muy diversos y hay que estar atentos para percibir precozmente si esto es lo que le ocurre a nuestra ave, para poder solucionarlo.

Una de las manifestaciones más frecuentes de la depresión es la reiteración de algunas conductas, pero de un modo muy llamativo. Por ejemplo, repiten un sonido casi infinitamente. La disminución o incluso perdida del apetito es también muy frecuente en estos casos. Si bien los loros no son animales muy glotones no es normal que se pase días sin comer.

Otra conducta muy extraña es el picaje. Consiste en arrancarse las plumas de un sector o de todo el cuerpo. Es muy desagradable de ver como el animal se auto agrede y por supuesto que implica serios riesgos para su salud.

Ante cualquiera de estas conductas consultar con un veterinario que tenga experiencia en aves es clave. Cuanto antes se consulta más simples son las soluciones.