Adopción

La venta de perros y gatos en tiendas de mascotas quedará prohibida

venta perro

Por fin, una de esas buenas noticias que los amantes de las mascotas llevábamos tiempo deseando leer. La imagen de las nefastas condiciones de los perros y gatos en las tiendas desaparecerá en breve gracias a una futura ley.

Al menos, lo hará tan pronto como se apruebe el anteproyecto. La ley tiene como objetivo proteger, regular y sancionar todo lo relativo a la tenencia de mascotas. Sorprende, teniendo en cuenta lo ignorado que ha sido este terreno hasta la fecha, y al mismo tiempo nos hace respirar aliviados (¡ya era hora!). Además de proponer una división entre los diferentes tipos de criadores en función de la periodicidad y cantidad de animales que críen y vendan (se distinguirá entre “habituales” y “ocasionales”), se establecen una serie de prohibiciones en el trato con mascotas, entre las que se encuentran matar, torturar, maltratar, usar en peleas o espectáculos que les supongan un perjuicio físico… y, como anunciábamos en el título, exhibirlos en escaparates y venderlos en tiendas.

La edad mínima para que un criador pueda vender o donar un perro también fijada en ocho semanas, quedando prohibido hacerlo con los que tengan menos de esa edad. Además, los dueños tendrán más garantías al adquirir mascotas, ya que el criador tendrá la obligación de entregar una serie de datos:

  • El sexo, el lugar de nacimiento y la edad del animal
  • Su esperanza de vida
  • Una estimación del mantenimiento anual (en lo referente a vacunas y otros aspectos veterinarios)
  • Las obligaciones legales, tan desconocidas a veces, que se adquieren junto con el animal

Parece que esta ley, que todavía está en un estadio muy temprano (borrador de anteproyecto), será un paso adelante muy importante en la protección de la dignidad de nuestros animales. No sólo poniendo coto a la ligereza con que se ha tratado hasta ahora su venta y donación, sino también del lado de los dueños, concienciando que tener una mascota no es para nada un juego. Cruzamos los dedos y esperamos estar muy pronto celebrando su aprobación.