Adiestramiento

Aprendizaje y ejercicio de los cachorros

Young puppy of 5 weeks old pulling the lace of an old shoe

Si hay algo que debemos tener claro es que la parte fundamental  y muy difícil de sustituir, en la educación del cachorro es permanecer con su madre y hermanos por varias semanas. En ese tiempo es que el perro aprende las bases de una buena socialización. Os diría que si ha permanecido el tiempo suficiente con ella en buenas condiciones, será muy complicado arruinar ese trabajo. Claro que los humanos somos buenos en eso de arruinar cosas, pero os aseguro que es una base muy sólida la que adquiere el cachorro.

Una vez el perrito nuevo en casa debemos comenzar nuestra educación. El punto es respetar los tiempos de un cachorro. Así como tenemos claro que dormir mejora el aprendizaje en los niños, lo mismo ocurre con el cachorro canino. Es importante respetar sus horas de sueño, que son muchas.

El ejercicio tiene que ser adecuado a su edad

No es buena idea someterlo a un ejercicio riguroso. Si el perro pasea y juega en el parque con otros perros, pues con eso ya cumple su cuota natural de ejercicio. No es necesario, a edades tempranas, forzarlo en absoluto. Salir a correr con un cachorro, por ejemplo, es muy mala idea.

El juego como aprendizaje

Lo que si podemos hacer es jugar con el, pero de un modo que se le enseñan cosas, mientras se comparte tiempo y diversión. Por ejemplo, a los cachorros les gusta mucho jugar a las peleas (es normal) y en ese juego muerden. Debemos jugar, pero cuando la presión de la mordida es más intensa de lo deseable, debemos emitir un grito muy agudo (no demasiado fuerte pero si bien agudo) como un ¡hay! Eso le recuerda al perro los chillidos de sus hermanos o madre cuando muerde fuerte  y sabe que debe soltar la mordida. Es muy importante jugar mucho en ese sentido.

Los juegos de obediencia, como aprender las ordenes de VEN o QUIETO son muy importantes. Puede que no existan muchos resultados al principio, pero con paciencia y perseverancia, aprenden.