Salud

Asma en gatos

Asma en gatos

Contrariamente a lo que creen algunas personas, el asma es una enfermedad bastante frecuente en gatos. Según algunos veterinarios consultados, hasta el 10 % de los gatos tiene asma en algún momento de su vida, pero obviamente, un porcentaje importante en formas leves. En los perros el asma es mucho menos frecuente, pero las alergias en la piel son más comunes. Digamos que son formas especiales de mostrar alergias.

Los síntomas

El gato suele ser diagnosticado en la vida adulta, entre el año y los ocho años. Los síntomas más importantes son la tos, dificultad respiratoria y en algunos casos, un sonido agudo típico en cada respiración (sibilancia). La crisis puede ser más o menos seria  y el período entre crisis suele estar libre de síntomas. Lo que está claro es que el cuadro suele ser lo bastante llamativo como para hacer una consulta inmediata con el veterinario.

El tratamiento

Durante la crisis incluye medicación, eventualmente oxigeno y nebulizaciones o uso de alguna forma de inhalación. En algunos casos solo es necesario tratar la crisis y cuidar al gato de la presencia de desencadenante, como puede ser el polen o el polvo en el hogar. En otros casos, por más cuidados que se tengan se puede necesitar un tratamiento permanente para que el gato tenga una vida con buena calidad.

Algo a tener en cuenta es que debemos reaccionar siempre con calma. El gato de por si estará estresado  y si le transmitimos esa sensación seguramente no estemos ayudando en nada. Al igual que en el asma infantil, salvando las distancias,  la actitud nuestra será clave para el tratamiento.