Animales

Aves genéticamente promiscuas

Aves genéticamente promiscuas

A todos nos enternece mucho saber que la mayoría de las especies de aves, más precisamente el 90 % de ellas, forman parejas para toda la vida. Son monógamas, me diréis. Pues si  y no, de ese 90 % de especies con una sola pareja para toda la vida, el 60 % tienen algún desliz a lo largo de la vida, aunque luego siguen con el o la elegida. Un grupo de científicos del Instituto Mas Planck de Ornitología de Alemania, ha publicado un estudio sumamente interesante sobre el tema.

Veamos de qué se trata

La especie de ave elegida ha sido el diamante mandarín, una especie que parece tener una tendencia muy marcada a la promiscuidad. Para el estudio se observaron 1554 individuos durante 5 generaciones, lo que indica un número lo bastante elevado como para mostrar una seriedad importante en el trabajo.

La pregunta que se ha hecho el grupo de investigadores es si estas aves son promiscuas (las que los son) por una aprendizaje social o si tienen una tendencia genética. Luego de determinar cuales eran los individuos más promiscuos, se han hecho incubar sus huevos por aves mucho más tranquilas en su comportamiento. Sin embargo, a pesar de ser criadas por padres muy monógamos, esos individuos eran a la larga tan promiscuos como sus padres biológicos.

La naturaleza los determina

La pregunta es si esto ocurre solo en aves, o también en otros animales, como por ejemplo los humanos. En ese caso, para los que apuestan a el amor, la mejor terapia en lo que a problemas de pareja refiere, deben comenzar a pensar que la genética también juega.