Animales

Aves y vacaciones

Aves y vacaciones

Si bien para las vacaciones aún falta un poco (o no, ya que tal vez nos tomemos vacaciones fuera del verano) hay que planificar algunas cosas. Si bien ir de viaje con tu mascota no es nada inviable, todo depende de que mascota hablemos. Para el gato, por ejemplo, con la marcada territorialidad que tiene, ir de vacaciones es un motivo de estrés en la mayoría de los casos. Para el perro lo más importante es estar con sus dueños, por lo que el estrés del viaje puede valer la pena para el. Diferente es el caso cuando tenemos aves.

Si es pequeña se puede llevar

En el caso de un ave pequeña, como un periquito, si nos vamos de vacaciones a un lugar no tan lejano y vamos en coche, tal vez lo podemos llevar. En caso contrario, viajes largos o en avión, no tiene ningún sentido hacerlo. Podemos dejarlo en casa y encargarle a algún familiar, amigo o vecino que venga a alimentarlo y limpiar la jaula (tiene que ser muy amigo para hacer esto) o podemos dejarlo en casa de ese familiar o amigo, así no tiene que desplazarse para cuidar esta pequeña ave.

Para este caso mejor un pensionado

En caso de aves de mayor tamaño no conviene hacer mucho traslado a otras casas. Les cuesta mucho más acostumbrarse y dan un trabajo diferente. Lo ideal es dejarla bajo el cuidado de alguien de nuestra confianza plena, que conozca muy bien el ave, o de lo contrario, dejarlo en un pensionado. Hay muchas pajarerías que ofrecen este servicio. Lo ideal es consultar con el veterinario de confianza para que nos derive a una que trabaje con seriedad.