Animales

Birmano, un gato para la familia

Birmano, un gato para la familia

Hay gatos que son fascinantes hasta para quienes no sienten mucha simpatía por ellos. Uno de esos gatos es el Birmano, un gato de gran belleza y que ha desempeñado un papel muy interesante en la historia, como hemos visto hace mucho tiempo con una interesante historia de los gatos y la guerra. Si estamos pensando en un gato para una familia, este es uno de los que se debe tener muy en cuenta, obviamente después de un mestizo adoptado, lo que siempre es lo mejor.

Un gato elegante

El Birmano desde el punto de vista físico es un gato robusto y de tamaño mediano, que recuerda claramente al siamés y al persa. Es un gato que tiene lo mejor de ambas razas. Tiene esa mirada inconfundible de ojos claros del siamés, pero con ese pelaje largo y sedoso que anima a acariciarlo todo el tiempo. Claro que por ese pelo es clave cepillarlo a diario.

Es un gato muy, muy cariñoso

Sin embargo tiene la particularidad de que no es así con los desconocidos con los que se muestra muy desconfiado. Le gusta mucho jugar con los más peques y es muy divertido, pero se cansa rápido, es un gato de juegos cortos y seguidos. Si lo dejamos sin motivarlo a la actividad física engorda con facilidad.

Es muy destacable su inteligencia. De hecho se puede entrenar para algunas cosas, pero siempre y cuando quien lo haga sea alguien que al gato le guste  y que el entrenamiento tenga algún interés para el gato. De otro modo, lo ignora como todo buen gato.