Salud

Bitenot, la alternativa al collar isabelino

5.0.2

Somos muchos los que lo hemos pasado mal cuando hemos tenido que ver a alguna de nuestras mascotas con un collar isabelino puesto, aunque sepamos que es imprescindible. ¿Existen algunas alternativas que podamos probar?

Si se da la circunstancia de que nuestras mascotas necesitan usar collar isabelino con frecuencia, entonces no es mala idea probar con la alternativa que os presentamos hoy, una opción que les proporciona mayor movilidad y comodidad. A todos nos duele en el alma ver lo difícil que les resulta a nuestros amigos de cuatro patas lidiar con este complemento, y es que, aunque está claro que se trata de una necesidad tras determinadas operaciones de cirugía, nos podemos hacer una idea del trance que supone para ellos sólo con ver sus caras y su mirada de pena clavada en nosotros…

Una opción que no limita su visión

La empresa internacional Bitenot está especializada en la fabricación de collares que impidan que nuestras mascotas se causen algún daño en las zonas directamente afectadas por una operación, pero no provocan esa pérdida de visión periférica del collar isabelino. Estamos hablando de collares propiamente dichos que rodean el cuello de forma segura y cómoda, sin apretarles, permitiéndoles correr, jugar y llevar una vida completamente normal, puesto que no sentirán que tienen ninguna clase de complemento anómalo. Para ellos, el collar Bitenot no tiene por qué diferenciarse de su collar normal, con la diferencia del tamaño.

Esta alternativa está disponible para perros y para gatos. En su página web podemos encontrar una relación de los puntos de distribución. Se trata de una empresa estadounidense, por lo que es un producto que se vende mayoritariamente en dicho país, pero también cuenta con un distribuidor internacional a través de Webster Veterinary Supply. Así que, si queremos probarlo, podemos hablar con nuestro veterinario de confianza y averiguar si tiene la posibilidad de contactar y solicitar el envío. Merecerá la pena hacer el desembolso económico si con ello garantizamos que nuestro perro o nuestro gato supera de forma más relajada y cómoda el siempre duro postoperatorio.