Animales

¿Buscando canguro para tu perro? Prueba con Bibulú

canguro para perros

Buceando en el prolífico mundo de las startups nos encontramos propuestas de todo tipo orientadas a las mascotas. Una de las más interesantes en España, sin duda, es la de Bibulú: un servicio destinado a la búsqueda de canguros que se encarguen de cuidar a nuestros perros.

La idea de Bibulú es muy parecida, a simple vista, a la de la página Airbnb, muy conocida entre los amantes de los viajes. Como sucede con ésta, se trata de una iniciativa basada en el mercado de la economía colaborativa: los servicios son ofrecidos por los propios usuarios que conforman la red. Bibulú se encarga de buscar, de manera local, canguros que se queden con nuestras mascotas durante ausencias de cortos períodos de tiempo (un fin de semana, un puente…). No está pensado como sustituto de las residencias caninas profesionales que tanto se popularizan en verano; la idea es que cualquiera pueda registrarse, ofrecerse como cuidador, mostrar el alojamiento del que dispone y poner un precio por noche, de ocho euros en adelante. Los canguros son valorados una vez han cumplido con su servicio, y es este feedback es el que ejercerá como carta de presentación ante el resto de usuarios.

Motivos de confianza

A todos nos preocupa la idea de dejar a nuestras mascotas con personas que no conocemos, eso está claro. Bibulú es muy consciente de esto y garantiza la seguridad mediante una validación exhaustiva de los perfiles que se registren. Además, se establecen normas para asegurar que la estancia de nuestro perro sea lo más cómoda posible: no se pueden tener más de tres en casa, y en caso de que surgiera cualquier percance se ofrece un servicio veterinario de urgencia.

Poner un anuncio de canguro en Bibulú es gratuito, así como registrarse y buscar el que más nos interese. Echad un vistazo y veréis que hay ofertas de todos los tipos: casas grandes y pequeñas, con patios, jardines… Y, sobre todo, lo más importante, os daréis cuenta de que se trata de una red formada por amantes de los animales, requisito indispensable para que podamos respirar tranquilos al dejar a nuestro perro en sus manos.