Salud

Castrar a perros y perras

Mitos sobre la esterilización canina

Castrar a perros y perras es algo muy importante. Sin embargo no se hace todas las veces que se debería, seguramente por miedos infundados de las personas que tienen perros. No vamos a decir que no ocurre nada y para el perro o perra es lo mismo estar castrado que no. Lo que si vamos a destacar es que el cambio es netamente positivo en términos de salud y comportamiento.

Veamos un poco más

Los perros no castrados tienden a competir por las hembras. Eso los altera de alguna forma  y los torna, en algunos casos, menos amigables. Al olfatear un perro en celo es altamente probable que quiera seguirla sea como sea. Un perro castrado se vuelve más estable de carácter, es más amigable y no es probable en absoluto que intente seguir una perra. Sin embargo hay que dejar claro que un perro muy agresivo, al ser castrado va a estar más tranquilo, pero que la castración en si misma no va a resolver todo. Si el perro necesitaba re-educación la va a seguir necesitando. Será más simple, pero igualmente necesaria.

Es un mito que el perro se torna obeso y aburrido

Si es cierto que en muchos casos tienen un aumento del apetito. Si no sabemos adecuar su dieta y actividad a ese aumento del apetito, seguramente va a ganar peso  y eso traerá como consecuencia una actividad menor. No les ocurre a todos pero a veces pasa y hay que saberlo para evitar la ganancia de peso.

En España se abandonan 110 mil perros al año

Es incomprensible la cifra pero es real. Evitar los nacimientos no deseados es una de las claves, de ahí la importancia de castrar machos y hembras. El abandono es el peor ejemplo que les podemos dar a nuestros hijos. Los peques y las mascotas se relacionan de un modo más que satisfactorio para ambos, eduquemos en ese sentido.