Belleza y Moda

Catable, la mesa para trabajar con nuestro gato

catable

Sí, habéis leído bien. “Trabajar con nuestro gato”. Cualquier persona que trabaje desde casa o que pase muchas horas frente al ordenador sabe lo que pasa cuando el gato comienza a reclamar atención, o a interesarse por lo que hacemos tantas horas ahí quietos…

Pues que comienza nuestro calvario. Nuestra mascota empezará a reclamar nuestra atención poniéndose delante de la pantalla o tratando de impedir que movamos el ratón; o bien intentará saciar su curiosidad constantemente con cualquiera de nuestras herramientas de trabajo. Y ya sabemos lo tenaces que pueden ser los gatos y lo difícil que resulta convencer a estas mascotas de que hay algo más interesante en otro sitio…

Consciente de todos estos “terribles” problemas de nuestra vida diaria, y para facilitar la vida a esos freelancers que cuentan con la inestimable compañía de sus mascotas felinas en su jornada, el diseñador de interiores Ruan Hao ha creado una mesa con un nombre más que elocuente: la Catable. Sí, una mezcla de las palabras “gato” y “mesa” en inglés de lo más ingeniosa.

Como podéis ver en la foto que acompaña a este post, la mesa tiene un espacio suficientemente amplio para poner nuestro portátil y trabajar sin problema, pero al mismo tiempo está plagada de algo completamente irresistible para nuestros gatos: huecos. Recovecos que explorar y por los que meterse. Sin duda, resultarán mucho más interesantes que nuestras manos tecleando o moviendo el ratón. Al menos por un rato… porque ya sabemos que, si se terminan aburriendo, volverán a las andadas. ¡Confiemos en que no sea así!

 Otros trucos…

La Catable de momento no se comercializa, aunque en la página web de Ruan Hao, que podéis ver aquí, tiene algunas fotos que demuestran su “eficacia”. ¿Qué podemos hacer, de manera más casera, para tratar de librarnos del acoso incesante de nuestros gatos mientras trabajamos? Siempre está la posibilidad de colocar a nuestro lado un mueble con una tentadora almohada encima, o incluso acoplar una cesta al filo de la mesa. Si conocéis a vuestra mascota, sabréis cuál es el cebo que debéis tenderle. ¡Enseñadnos vuestras fotos si tenéis algún truco!