Belleza y Moda

Collar ó arnés

Si hay algo que es seguro es que el perro al salir de casa tiene que ir sujeto y controlado, sea con un arnés o con un collar. Es una cuestión de seguridad, fundamentalmente para el perro. Por más educado que se encuentre, algo puede llamarle la atención y puede cruzar la calle a toda velocidad, con el peligro de ser atropellado. Puede haber otro perro muy agresivo en el camino  y si no podemos controlar al nuestro puede salir herido. Está claro que hay que decidir entre estas dos opciones, el collar o el arnés.

Cuál es el mejor

El collar tiene como ventaja la simple colocación, no es molesto si permanece puesto  y permite un buen control del perro. En contra tiene que por más educado que se encuentre el perro, cuando tiran se puede lastimar y muchos perros aprenden a quitárselo (el mío es uno de ellos)

Dentro de los collares tenemos los normales que son fijos  y los de ahorque o castigo. Estos se usan para el aprendizaje, pero desde mi punto de vista no se necesitan castigos para aprender. Es cierto que pueden ser útiles pero solo en el momento de entrenamiento y hasta que aprenden a caminar con control.

Los arneses se usaban en principio para tareas concretas. Uno de los usos era para tirar de algo, como por ejemplo de un trineo. El otro uso muy común, que al día de hoy se mantiene, es para rastreo. El perro se desplaza con toda seguridad con el hocico contra el suelo sin impedimentos.

Los arneses no son tan recomendables para perros de gran porte que tiran mucho.

La respuesta a la pregunta es depende del perro, pero los arneses parecen más sanos y seguros.