Salud

Cómo actuar frente a un ataque epiléptico en perros

Dog paw and hand shaking

La epilepsia en los perros es muy similar a la que sufren los seres humanos, pero no resulta tan peligrosa como en nosotros. Os contamos cuáles son las recomendaciones en caso de que una de nuestras mascotas sufra un ataque de este tipo.

Lo primero que debemos hacer es no alarmarnos. Esto puede sonar a perogrullo, ya que desde luego es lo mismo que habremos escuchado más de una vez al hablar de la epilepsia en seres humanos… pero en el caso de las mascotas tiene su razón de ser: realmente, este problema no llega a ser mortal, por lo que nuestra principal preocupación debe ser asegurarnos de que nuestros perros no sufren un percance añadido que sí pueda resultar mucho más grave. Por ejemplo, el hecho de que se golpeen contra objetos o superficies contundentes o que se muerdan la lengua y se asfixien con ella. En este caso, de hecho, la recomendación es justo la contraria que en los seres humanos: no debemos intentar sacársela, puesto que corremos el riesgo de provocar el efecto contrario.

Un ataque de epilepsia en perros puede llegar a durar entre uno y dos minutos; en este tiempo, si tenemos a mano una superficie blanda o podemos colocar a nuestras mascotas sobre un sofá o la cama evitaremos que haya mayores consecuencias. Aunque la gravedad de la epilepsia sea menor, no debemos reducir su importancia: si detectamos este problema, es importante que acudamos a nuestro veterinario desde el primer momento. Él será quien pueda indicarnos un tratamiento a seguir (normalmente se sugiere administrar Valium por vía rectal), así como otras precauciones para el día a día.

¿Tiene cura la epilepsia?

En perros, se considera que este problema no tiene cura, a menos que esté causado por alguna clase de tumor que pueda operarse. Sin embargo, si se sigue el tratamiento estipulado y se aprende a convivir con mascotas que sufran ataques, minimizando las situaciones de estrés a su alrededor todo lo posible, no tiene por qué suponer menoscabo en su calidad de vida.