Alimentacion

Cómo alimentar a nuestra ardilla

Chipmunk

No hay roedor más simpático y vivaz que la ardilla. Si lo que queremos es un pequeño compañero incansable, que no deje de corretear y de cotillear lo que hacemos, es sin duda la elección perfecta. ¿Pero tenemos claro cómo alimentar a nuestra ardilla?

Las ardillas son mascotas con mucho en común con los hámster o las cobayas, como podemos imaginar, pero aún así debemos tener claro en qué consiste su alimentación, qué le gustará más comer y a qué le hará ascos. En realidad, no se trata de un animal que vaya a darnos muchos problemas en este aspecto: se trata de roedores omnívoros, y como tales siempre estarán curioseando de lo que comamos. Sin embargo, su alimentación en el medio natural se basa normalmente en las semillas. Muchas de las comidas preparadas que encontramos en tiendas de animales o en supermercados (el hecho de que estas mascotas se hayan puesto tan de moda en los últimos años ha hecho que sea mucho más fácil comprar su alimento) están compuestas de ellas sobre todo. También podemos comprarles frutos secos (nueces, almendras, pistachos), que disfrutarán encantadas de la vida.

No sólo golosinas, deben comer verde

Pero tenemos que pensar no sólo en lo que les gusta, sino también en lo que necesitan para crecer sanas. Las ardillas son tan golosas como los hámsters con los frutos secos y nunca se cansarán de comerlos; somos nosotros quienes tendremos que cuidar que no se excedan o de otro modo caerán en la obesidad. Para prevenir el sobrepeso en estas mascotas, lo fundamental es que tengan sitio para correr a sus anchas, ya sea en la jaula o en nuestra vivienda, pero también es importante que al menos una vez a la semana les demos verduras frescas y frutas. Cuantas más, mejor;  si conseguimos que se acostumbren a ello desde que son pequeñas su salud será de hierro.

Si queremos que su dieta sea todavía más variada, podemos comprar esos packs con insectos vivos que venden en las tiendas de animales. ¡Un postre de lo más exquisito para que nuestra amiga se frote las patas!

  • Oscar Herrera – Marketing

    Además de los alimentos que menciona este interesante artículo, podemos alimentar a nuestras ardillas con maíz, semillas de girasol o de calabaza.