Alimentacion

Cómo alimentar correctamente un perro anciano

A young black puppy diving into a white bowl with dry kibble puppy food

Como ya hemos visto algunas veces, la alimentación se debe adecuar a la mascota y no la mascota a la alimentación. No es lo mismo alimentar un cachorro, un perro adulto que vive en pleno campo y corre todo el día, o un perro que vive en un piso y hace tres paseos diarios de 200 metros cada uno. No es lo mismo alimentar un perro desnutrido que un perro obeso. Lo mismo ocurre con las necesidades concretas de un perro en particular, de acuerdo a su estado de salud. Por este motivo siempre será el veterinario de confianza, que conoce muy bien a nuestro perro, el que nos aconseje como alimentarlo.

Una alimentación adecuada

La primera pregunta en el caso de la alimentación de un perro anciano es cuando se considera que un perro es anciano. En general, los perros de gran tamaño (con pesos superiores a los 25-30 kg) se puede decir que ya son maduros y con necesidades diferentes, a los 5 años. En caso de perros de pequeño tamaño, eso puede ocurrir recién a los 7 u 8 años. El punto es que a esa edad los perros necesitan ser alimentados de otra forma. Veamos porque.

Ejercicio y dieta

La dieta para los abuelitos caninos tiene algunas consideraciones. En primer lugar, la disminución de la actividad física hace que el requerimiento de calorías diarias sea un 20 % menor. Hacer esta adaptación del aporte calórico al gasto calórico disminuido, es clave para evitar la obesidad. Una dieta enriquecida en vitamina C, con muchas fibras y proteínas es ideal, en el perro anciano sano. Otro aspecto a tener en cuenta es el estado de la dentadura de ese perro en particular. En caso de perros muy ancianos, a veces han perdido varias piezas dentarias, dato a tener en cuenta a la hora de comprar el pienso, y que va a tener serios problemas con un pienso común.