Alimentacion

Cómo alimentar a nuestra ardilla coreana

Depositphotos_34502997_m

Las ardillas son mascotas de lo más simpaticas para pequeños y mayores, que no precisan de cuidados demasiado exigentes. Eso sí, a la hora de “ponerse a la mesa” pueden ser unas gourmets. Hoy os damos algunos consejos para que no les falte de nada en su alimentación.

Una de las características que distingue a la ardilla coreana de otros roedores que tenemos como mascotas de otros roedores es que pueden llegar a ser muy nerviosas, incluso más que otras ardillas de otra familia. Por ello, suelen necesitar alimentos que les aporten dosis extra de energía. Como sucede muchas veces, lo más fácil para nosotros suele ser ir a nuestra tienda de animales habitual y comprar el saco de pienso para ardillas que nos recomienden… pero es importante que sepamos variar su dieta añadiendo regularmente frutas o verduras y algo que les proporcione un añadido de calcio. Acelgas, canónigos, zanahorias y tomate compondrán una ensalada con la que se frotarán las patitas; y las uvas, las sandías o el plátano pueden ser un postre excelente para estas vivaces mascotas.

Otros tipos de proteínas

Algo que podemos añadir a su dieta para que a nuestras ardillas no les falte nunca su aporte de proteínas son algunas bolas de pienso, siempre light, de los que compramos para perros o gatos. Suena extravagante, pero no  lo es para nada; de hecho, algunos veterinarios recomiendan esto también para otros animales como las tortugas, y no son pocas las personas que eligen alimentarlas casi exclusivamente de esta manera.

Aunque les guste, nunca debemos darles…

Hay algunos alimentos que las ardillas no deben tocar por mucho que se relaman ante su simple visión… y que nos partan el corazoncito con esos ojos de botón suplicantes. Por una parte, el temido chocolate, que ya sabemos que eleva el nivel de azúcar en esta clase de pequeñas mascotas a niveles que su organismo no puede procesar; y por otro lado es recomendable no aliñar nunca las ensaladas que les preparemos, ya que tampoco podrán digerirlas adecuadamente.