AdiestramientoAnimales

Cómo controlar los juegos bruscos del cachorro

Como Controlar Los Juegos Bruscos Del Cachorro

A todos los perros, en diferente medida, pero de todas las edades, les pasa que algo que disfrutan especialmente son los juegos. Instintivamente, jugar a luchar es uno de los juegos predilectos. Si observáis un grupo de cachorros, aún los más pequeños, sostener esas pequeñas peleas es una de las actividades mas frecuentes.

Los perros adultos, cuando se contactan con otros perros, muy comúnmente repiten este tipo de juegos. Se corren, empujan y mordisquean con toda naturalidad. Claro que no llegan a lastimarse, y cuando las cosas se salen un poco de control generalmente uno le marca al otro que hasta ahí llegó el juego.

Como animales especialmente gregarios, los perros ven a los miembros de la familia como sus semejantes. Por lo tanto, es muy natural que les guste pelear con su familia humana. El problema es que para nosotros, y sobre todo para los niños, es que no nos resulta tan fácil marcarles el punto en que el juego empieza a ser molesto o doloroso.

Comúnmente cuando jugamos con el perro, sobre todo el cachorro, nos morderá. Nuestra reacción le enseñará si eso está bien y es una conducta admitida o no. Si gritamos, corremos o incluso le pegamos, el perro interpretará diferentes cosas. O creerá que es parte del juego, o se asustará y atacará o puede tomarnos miedo. Ninguna de esas respuestas es la que esperamos.

Marcarle con claridad cuando nos muerde en un juego un stop, es el objetivo. Para eso, con firmeza pero sin gritar debemos decirle NO, e inmediatamente dar por terminado el juego. No entenderá mucho al principio, pero luego de varias veces que al morder se le contesta con un seco NO, y se termina la actividad, no lo repetirá, ya que lo que quiere es seguir jugando.

Ser claros y constantes en nuestra respuesta, nos dará como resultado un perro dócil y alegre.

Imagen: mercattel.com