Salud

Cómo cuidar los ojos de nuestros perros

The spaniel puppy  a shower in the bath

Además de las visitas de rigor al veterinario, algunos pequeños aspectos pueden ayudar a que la salud de nuestras mascotas se mantenga día a día. Hoy os contamos cómo cuidar los ojos de nuestros perros de manera sencilla para evitar las complicaciones que puedan sufrir en el futuro.

Seguro que hemos visto esas legañas gruesas y amarillentas, similares a las que podemos tener nosotros, en los ojos de nuestro perro con frecuencia. Aunque generalmente no se le da demasiada importancia, la actividad al aire libre o el simple hecho de salir a la calle pueden hacer que se conviertan en focos de futuras infecciones, al atraer fácilmente parásitos o desechos del aire. Puede que veamos que estas legañas cambian de color y se vuelven verdosas o negruzcas. En este caso ya estaríamos hablando, posiblemente, del comienzo de una infección. No nos alarmemos; nuestro veterinario será quien deba constatar esto e indicarnos si es necesario algún tratamiento. Ya sabemos que el autodiagnóstico no es lo más adecuado ni en mascotas ni en seres humanos. Pero sí tenemos un aspecto común muy importante en los dos casos:  la prevención como norma, antes de llegar al problema.

Limpiando y retirando las legañas

El proceso de limpiar las legañas de nuestras mascotas no es muy diferente del que podemos emplear en nosotros mismos. Antes de que adquieran ese tono malsano que hemos mencionado, podemos prevenirlo efectuando una limpieza semanal con una gasa humedecida, retirando los restos de legañas que bordean el ojo,  naturalmente con mucho cuidado de no hacerle daño. Podemos humedecer la gasa en una infusión de manzanilla para una mejor limpieza.

Por otra parte, algunas razas de mucho pelo pueden ser propensas a acumular legañas; es el caso del pequinés, por ejemplo, el yorkshire, el shih tzu… En este caso, no está de más que recortemos algunos mechones de pelo de estas mascotas dejando libertad alrededor del ojo, utilizando tijeras especiales para estas zonas tan delicadas, claro está. Con esto, y con la limpieza periódica que supone el baño, podemos estar tranquilos: nuestras mascotas mantendrán la salud ocular durante mucho tiempo.

Etiquetas: