Animales

Cómo elegir bien un perro para un anciano

Senior woman and dog

Si hay algo en que todos los expertos están de acuerdo es en lo positivo que puede ser para un anciano convivir con un perro. Claro que hay que llevar las cosas a la realidad con criterio. No por ser anciano hay que obligarlo a tener un perro o gato. Si la persona quiere, desea y puede asumir esa responsabilidad, los resultados son excelentes. Sin embargo la elección del perro, en este caso, debe hacerse tomando en cuenta algunos detalles.

Al momento de adoptar

Un primer paso cuando vamos a adoptar un perro, sea para quien sea, es dejarse asesorar por las personas del refugio. Otro aspecto que destaco como clave es ir con la mente totalmente abierta, no buscando una raza o aspecto demasiado definido.

Por supuesto que no es lo mismo una persona que se encuentra con excelente movilidad y en perfecto estado de salud, que quien requiere de apoyos adicionales importantes. No es lo mismo quien ha tenido perros toda la vida que quien tiene poca experiencia.

Si bien cada situación es diferente, a grandes rasgos es importante recomendar para una anciano un perro que sea adulto. Evitar los problemas de la infancia canina es importante. Un perro de tres años es ideal, ya que por otra parte tiene clara la obediencia y puede seguir órdenes simples sin problemas.

Un perro de gran tamaño no es recomendable

Lo ideal es uno mediano o incluso pequeño. Por más educado que se encuentre un perro enorme puede ser un problema en el desplazamiento de un anciano o incluso puede hacerlo perder el equilibrio con las demostraciones de afecto muy efusivas.

Hay perros que son muy dinámicos y necesitan cansarse mucho. En el refugio tienen muy claro esas necesidades de ejercicio. Lo ideal es que un anciano tenga un perro que no requiera de una cantidad exagerada de actividad física.

Si nos preguntamos cómo es que las limitaciones te ayudan a crecer, este es un excelente ejemplo ya que los beneficios son enormes.