Salud

Cómo evitar la aparición de artrosis en el perro

Old sad dog

Algunas razas de perros son más propensas que otras a sufrir artrosis, aunque en general la edad puede hacer mella de este modo en nuestras mascotas sean de la clase que sean. Hay algunas recomendaciones que podemos seguir, con el paso de los años, para evitar su llegada.

Y si no evitarla, a veces harto difícil, sí que podemos ayudar a que la aparición de la artrosis sea lo menos molesta posible para nuestros amigos de cuatro patas. Los consejos son de lo más sencillo:

  • El ejercicio, imprescindible. Muchas veces pensamos en el ejercicio físico como algo accesorio, como un “premio” tanta para nosotros como para nuestras mascotas, y lo supeditamos a nuestro tiempo libre. Así que, cuando llegan esas temporadas de mayor estrés debido a compromisos laborales o familiares, sacrificamos el tiempo de jugar o pasear con nuestro perro… Esto, que parece algo nimio, puede ser perjudicial a la larga para él. Ejercitas sus patas, sus músculos y articulaciones, es una necesidad de salud y con el paso de los años adquiere mayor importancia.
  • Cuidado con la obesidad. Es algo muy relacionado con lo anterior, pero también, claro está, con la comida. Debemos saber equilibrar la alimentación sana para nuestras mascotas con los premios, con esas pequeñas satisfacciones a su glotonería que les damos de vez en cuando; por supuesto, no tenemos por qué negárselos, pero sí es importante que los dosifiquemos.

¿Qué hacemos si llega la artrosis?

Como sucede con los seres humanos, cuando la artrosis llega a nuestras mascotas lo mejor es ayudarles a sobrellevarla lo mejor posible. No debemos obsesionarnos ni pensar que su calidad de vida se va a ver necesariamente mermada, siempre que les dediquemos el tiempo adecuado.

Cada día, podemos dedicar unos cuantos minutos a aplicar un leve masaje sobre sus articulaciones, especialmente por las mañanas, en cuanto se levante. Una suave presión alrededor de las articulaciones y zonas más sufridas (los codos, el lomo, el cuello…) puede ayudarles poco a poco cada día. Siempre bajo la recomendación de nuestro veterinario, y si la artrosis es severa, podemos administrar a nuestro perro una aspirina u otra medicina específica para el dolor.