Salud

Cómo jugar con un perro ciego

Bastard (14 years) in front of white background

Por muchos motivos un perro puede quedar ciego, lo que lleva a adaptar muchas cosas en el hogar. Tener siempre todo ordenado y sin mover mucho los muebles es una gran ayuda, ya que el perro aprende a orientarse de un modo asombroso. En lo personal he tenido un cocker que quedó ciego en sus últimos años de vida, pese a lo cual hizo una vida bastante normal. De hecho era un perro con un con la típica agresividad de los cocker  y no mejoró nada con ceguera. Hasta la muerte, a los 16 años, fue  un perro muy complicado de tratar, aunque muy querido.

Es clave jugar con el perro, sea cual sea su condición. Con un perro ciego debemos aprovechar su sentido del olfato y su sentido de la audición.

El sonido para orientarlo

Para jugar es buena idea elegir un lugar al aire libre, despejado y sin obstáculos. Para que el perro tenga claro donde estamos una idea es hablarle mucho, pero hay un truco mucho mejor. Atarse un cascabel en el tobillo da a nuestro perro toda la información que necesita para localizarnos. Este sentido lo usaremos para jugar también. Una pelota que se llena con semillas, con un cascabel (diferente al nuestro) o lo que sea que haga ruido es suficiente.

También el olfato

Para aprovechar su fantástico sentido del olfato un juego divertido es hacer una ruta con un olor que le interese. Marcamos el suelo con el olor de una comida que le gusta  y la escondemos. El perro va a seguir el rastro. Lo hará bien, mal o más o menos, pero en un tiempo lo aprende y disfruta.