AdiestramientoAnimales

Como lograr la inhibición de la mordida (II)

En un post anterior veíamos como un juego natural y normal para el perro, que obviamente incluye mordidas, puede ser peligroso para nosotros  y la importancia de educarlo en ese sentido. Cuando dos perros juegan así y uno muerde más fuerte, el otro simplemente chilla, la mordida se torna más suave y siguen jugando.

Si nosotros gritamos o empujamos al perro, este va a creer que es parte del juego. Si un niño al jugar así sale corriendo y gritando ante la mordida, el perro va a creer que ahora el juego es atraparlo. El punto es que el lenguaje del perro y el nuestro es otro.

Tenemos dos opciones. O reaccionamos como ellos y lanzamos un chillido fuerte cada vez que el perro al jugar muerde, o en ese mismo momento gritamos no y detenemos el juego. Pero cuando elegimos una opción tenemos que seguir siempre con la misma y hacer exactamente lo mismo en igual situación.

Si el perro insiste, hacemos un time out. Es decir, nos vamos y lo dejamos solo, sin hacer ningún contacto visual. Retomamos el juego, vuelve a morder, volvemos a chillar o decir que no muy fuerte… si insiste lo volvemos a dejar solo.

En un tiempo aprende seguro.

Imagen: parasaber.com