Adopción

Como perra y gata

Si bien no siempre son un éxito las relaciones entre perros y gatos (sobretodo si no están acostumbrados a convivir) hay veces que realmente es conmovedor ver lo bien que se pueden llevar. En mi casa, por ejemplo, disfrutamos mucho de la relación entre nuestro perro y nuestro gato, aunque no siempre se hacen mimos. Cuando tienen problemas, sobretodo por robo de comida, lo resuelven entre ellos, con uno gruñidos y hasta ahí. Lo curioso es ver que cuando el gato quiere que se aleje el perro, lo muerde. Cuando el perro quiere que se aleje el gato, lo golpea con sus patas delanteras, con el convencimiento de que con eso lo araña. Después de eso duermen juntos y si hace frío, casi abrazados.

Una gatita y una perrita nos muestran a que punto puede llegar este amor. El mismo día han llegado a un refugio para mascotas, ambas cachorras. Se trata de Battersea Cats and Dogs Home, un refugio en Gran Bretaña que se caracteriza por hacer muy buen trabajo. La perrita fue encontrada en un jardín y la gata fue rechazada por su madre, por ser la más débil. Por tener igual tamaño las colocaron juntas, algo que fue clave para ambas.

Comparten juegos, mimos y sueño. Cuando se llevan a la gata para que comparta cierto tiempo con otros gatos, la perra llora inconsolable. A la inversa ocurre lo mismo, la gata se inquieta mucho.

Por supuesto que ambas están para ser adoptadas, pero la idea es encontrar una familia que las quiera a las dos.