Adiestramiento

Como perro y gato

En un post anterior os mostraba un video de un perro y un gato jugando a pelear. Se trata de un doberman de dos años, cuyo dueño encontró un gatito muy pequeño abandonado en la calle. La relación entre el perro y el gato, como puede verse es muy buena. Cuando se trata de un animal adulto y otro cachorro, en general las cosas salen bien. Cuando son dos cachorros, perro y gato, también.

Convivencia de gatos  y perros

El problema es cuando queremos que convivan dos adultos de diferentes especies que no tienen experiencia anterior. Un perro que nunca ha vivido con un gato, puede ser que le cueste mucho adaptarse a un gato adulto en casa.

Es importante supervisar esos primero encuentros, así sean adultos o cachorros. De hecho, por más que cueste un poco, hay que dejar que se gruñan un poco e incluso que parezca que las cosas pasan a más. No es bueno interrumpir en estos casos, salvo cuando ya pasan a la agresión física. Pero esos gruñidos previos son los que van estableciendo que lugar va a ocupar cada uno.

Como perros y gatos

En casa el gato adulto fue quien ha tenido que recibir al cachorro que ya tenía 5 meses y estaba bastante enfermo. Los primeros días fueron de mucho gruñido y amenaza, pero jamás pasaron de ahí. Actualmente, si bien el gato trata de robar la comida del perro y el perro la del gato, duermen juntos y juegan mucho. El perro tiene muchas actitudes de gato, como el uso de las manos  y el gato algunas de perro, como el estilo de perro.

Paciencia y supervisión para que las cosas resulten.