Salud

Cómo saber si nuestro perro tiene hipotiroidismo

hipotiroidismo en perros

Muchas veces, la obesidad en nuestras mascotas enmascara un problema más serio: el hipotiroidismo. ¿Sabemos cuáles son las señales externos que lo delatan?

Los problemas de tiroides son muy habituales en seres humanos: un mal funcionamiento de esta glándula tan importante para la vida provoca problemas de sobrepeso, cansancio excesivo, etc. En los perros también es una enfermedad común, aunque los dueños, muchas veces, no reparan en ello. Se suele pensar que un perro está gordo porque no hace ejercicio, sin más, porque pasa demasiado tiempo dentro de casa… Pero cuando los largos paseos o los juegos en el parque no aportan resultados visibles, y más aún, cuando el animal se muestra agotado enseguida, debemos empezar a pensar que puede haber algo más detrás.

Algunos síntomas fáciles de identificar

El sobrepeso, como hemos indicado, es la señal de alarma más evidente en nuestras mascotas. Las uñas blandas o quebradizas también son otro que podremos advertir enseguida; todos sabemos que lo normal es que las uñas en nuestros perros sean duras y resistentes, difíciles de cortar.

El cansancio, lo hemos comentado arriba, es otro síntoma de hipotiroidismo. No debemos alarmarnos si nuestro perro duerme mucho en épocas de calor (¡también nosotros lo hacemos!), pero si durante todo el año observamos que duerme demasiado, que se fatiga enseguida o incluso que lo vemos deprimido… entonces será mejor que consultemos con un veterinario, pues es muy probable que haya un problema de hipotiroidismo o de otra clase. Lo normal en mascotas jóvenes, sean de la raza que sean y aunque no salgan demasiado a la calle, es que muestren vitalidad constante.

La pérdida de pelo excesiva, el hecho de que la piel esté más fría de lo normal o la propensión a adquirir resfriados, por último, son otras señales a las que tendremos que estar atentos. No queremos fomentar la paranoia con nuestro post, que quede claro; pero en el terreno de la salud, toda precaución es poca. Es importante que no pasemos por alto sutiles señales como éstas, que nos dicen que algo no va bien con nuestras mascotas.