Salud

Cómo se reproducen las tortugas de Florida

Florida turtles

Si decimos tortuga de Florida, quizás no sepáis de qué especie estamos hablando. Pero si nos vamos a su nombre más común, “tortuga de orejas rojas”… ¿a que os suena? Hoy vamos a hablar de cómo se reproducen las tortugas de Florida, esa especie tan popular desde hace años.

La tortuga de Florida, como se puede entender fácilmente por su nombre, fue introducida en nuestro ecosistema desde un entorno bastante diferente; igual que hoy tenemos el boom de los cerdos vietnamitas o los perros de agua, hace unos veinte años esta especie de tortuga comenzó a popularizarse a pasos agigantados, tanto que hay quien cree que son las únicas mascotas de este tipo que existen.

Una de las dudas que nos pueden surgir con respecto a estas tortugas. teniendo en cuenta que no se hallan en su entorno propicio, es si podrán aparearse con éxito. La respuesta es que sí: si tomamos una serie de consideraciones y cuidados, no tendremos problema alguno en criar nuestro propio terrario de pequeños quelonios de orejas rojas.

¿A qué edad pueden comenzar a aparearse?

La edad de madurez sexual de estas mascotas ronda en torno a los cinco años. Si hemos cuidado bien de nuestra tortuga, a esa edad debería tener un caparazón bastante considerable ya, de unos quince centímetros de longitud.

Como con cualquier otro animal, es importante que generemos el ambiente adecuado para que estas pequeñas mascotas sientan tranquilas y propensas al apareamiento. En este caso, debemos ponerles agua tibia, no demasiado profunda, y siempre muy limpia. Una vez fecundada, la hembra pasará dos meses en gestación.

La importancia del nido

Igual que en la naturaleza, nuestras tortugas de Florida intentarán crear un nido en el que depositar los huevos. Debemos echarles una mano en esto, y poner a su disposición una zona con algo de tierra (si lo mezclamos con vermiculite, mucho mejor) en su acuario. Lo normal es que una hembra sana ponga como mínimo un par de huevos, y como máximo hasta unos veinte, aunque esto puede variar en cada animal, claro (no debemos alarmarnos si su comportamiento es diferente). Lo mejor es no manipular demasiado los huevos, dejando que sea la hembra la que se encargue de ellos, ya que podemos romper alguno sin querer. No te preocupes si los entierra y no los ves… cuando llegue el momento, sabrán salir a la luz.