Belleza y Moda

Concurso de fealdad canina

Concurso de fealdad canina

Mi abuela siempre decía que hay de todo en la viña del Señor  y tenía mucha razón. Cuando creemos que hemos visto todo, algo nuevo aparece y nos sorprende. El tema de los concursos de perros es un verdadero problema. En esos concursos se eligen los perros que más se ajustan a los estándares de cada raza, luego de muchas horas en caniles y una exposición que mucho sentido no tiene para el perro. Claro que el resultado tiene mucho sentido para los dueños.

Un negocio que no compartimos

Los perros premiados cotizan mejor, dicho sin comillas, porque hablamos de algo literal. Como consecuencia su descendencia también lo hace. Este no es un tema de gusto por los perros, es un tema de negocios. El problema que el “objeto” (y aquí si caben las comillas) negociado es un perro.

Pero hay concursos que tiene más sentido, o son más conceptuales

En Estados Unidos, desde hace varios años se hace un concurso para elegir el perro más feo. Por lo que he visto, son perros realmente feos. O tienen las patas traseras mucho más largas que las delanteras, lo dientes más torcidos posibles, poco  y espantoso pelo, etc. El punto es conceptual: es feo ¿y qué? Comparto la idea de premiar el más feo, de modo de dejar de buscar belleza en un miembro de la familia. No lo queremos por lindo, sin duda alguna.

Podéis ver un poco más de este concurso en sonoma-marinfair.org. Pero si estáis por viajar a San Francisco en esas fechas, este puede ser un paseo muy divertido.