Animales

Conductas propias de los gatos

Cat

Pues si, me encantan los gatos y cuanto más  sabemos sobre ellos, más nos van a gustar. Son animales tan sofisticados tanto en su aspecto como en su conducta, que no es simple dejar de sentir una cierta fascinación por ellos. Veamos algunas de esas conductas que tal vez nos hagan revaluar  las consideraciones antes de traer un gato a casa.

Cuando un gato se encuentra enfermo o con miedo, suele ronronear para intentar calmarse.

Manifiesta su cariño

Si un gato nos lame la cara o las manos es que nos muestra su cariño al intentar acicalarnos. Eso si, vamos a notar que la lengua es muy seca y para nada lisa. Eso se debe a que tiene una especie de pequeños ganchos para deshacer los alimentos.

Siempre alerta

Cuando acomoda el cuerpo para dormir, el gato prefiere hacerlo con la espalda apoyada en algo. No se debe a comodidad sino a evitar ser sorprendido por un depredador mientras duerme. También para evitar atraer depredadores es que se limpia con mucho énfasis apenas termina de alimentarse. De esta forma evita que ese olor atraiga otros animales.

Si el gato quiere saludarnos, su cola permanece levantada y recta. Si nos quiere mostrar amor y mucha, pero mucha confianza, se va a acostar sobre su espalda, dejando su abdomen y pecho expuestos. No es sumisión como en el perro, pero si confianza.

El gato tiene muchas formas de marcar su territorio y sus objetos. En este caso, le imprimen su olor al refregarse contra ellos. Cuando el gato pasa y vuelve a pasar sobre nuestra piernas apoyándose muy fuerte nos esta marcando como propios.

  • Pingback: Zona de alimentos: cómo limpiar y desinfectar | Blog Alimentos