Alimentacion

Consejos de alimentación para perros

Depositphotos_7847907_original

Una buena alimentación de nuestra mascota es una garantía de que podamos disfrutar de su compañía durante muchos años. Más importante aún es la alimentación en determinadas épocas del año en las que soportan unas temperaturas más extremas: el frío en invierno y el calor en verano.

El animal de compañía más habitual son los perros( y los gatos). Su presencia es la de un miembro más de la familia al que debemos cuidar. Pero la alimentación de todos los perros no es la misma. Depende mucho de su edad, sus características y su peso, entre otros factores. Según las circunstancias de cada perro, la alimentación qué debe seguirse es distinta y no debemos olvidar algunos consejos de alimentación para perros.

-Perros con sobrepeso. El sobrepeso no es solo un problema de los humanos. Diversos estudios estiman que alrededor del 24% de los canes tienen un peso excesivo. Para corregirlo disponemos de opciones de alimentación light que permiten reducir las raciones diarias de alimento de nuestro perro, reduciendo el nivel de grasas pero aportando las vitaminas necesarias para su organismo.

-Perros grandes. Los perros de gran tamaño son los que más comen. Una obviedad que debemos tener en cuenta en su alimentación. Tienden a sufrir un envejecimiento más rápido. Cuando comen, lo suelen hacer de una manera rápida sin apenas masticar la comida y eso castiga sus articulaciones por el peso que ganan. Debemos procurar que la grasa que consuman sea reducida.

-Perros mayores. Son los que requieren un cuidado especial. Los perros de edad avanzada son poco activos y necesitan menos calorías porque la energía que pierden es menor. Su alimentación ideal es aquélla que contenga proteínas de buena calidad, poco nivel de grasa e hidratos de carbono que sean fáciles de digerir ya que tiene un metabolismo más lento debido a su edad.

Perros pequeños. Los perros de menor tamaño tienen unas necesidades de alimentación distintas. Tienen un metabolismo más rápido lo que les hace necesitar un mayor número de calorías en su cuerpo porque las queman de una forma más rápida: demandarán más grasas e hidratos de carbono en su dieta.