Animales

Consejos para elegir una residencia para perros

Portrait of German Shepherd

A todos nos encanta viajar con nuestras mascotas pero no siempre es posible, y tampoco es sencillo a veces encontrar  a alguien de confianza que se haga cargo. En el caso de perros no debemos tener reparo en dejarlos en alguna residencia, siempre que cumpla con los requisitos deseables.

 

Dejar un gato a cargo de un amigo o familiar es más sencillo; de hecho, muchas personas optan por dejarlo en casa y pedir a alguien que acuda con regularidad a ocuparse de la comida y la tierra. Pero los perros, lo sabemos bien, precisan de cuidados y atenciones más específicas, y también son mascotas mucho más sensibles ante la ausencia de su amo. ¿Qué requisitos debemos solicitar a una residencia canina para asegurarnos de que están a gusto mientras viajamos?

El paseo diario, imprescindible

Es importante que preguntemos a los encargados de la residencia cada cuánto tiempo pasean a los perros y qué criterio siguen para organizar las salidas. Incluso aunque tengan un patio exterior para que campen a sus anchas. Para evitar posibles desastres, lo mejor es que los paseos se dividan por sexo, por tamaño, o según la conducta particular de cada animal, algo a lo que los cuidadores deberán estar atentos. No es tan sencillo como poner la correa y salir sin más; en el momento en que mascotas con distinta procedencia y comportamiento están juntas, no es raro que se produzcan peleas.

Los cuidados sanitarios, siempre disponibles

Los perros más sensibles pueden mostrarse apáticos o perder el apetito cuando les dejamos en la residencia; incluso puede que desarrollen algún problema psicosomático en ese tiempo. Ante esto y cualquier otro imprevisto de salud, lo mejor es escoger una residencia que cuente con veterinarios disponibles dentro de la misma. O al menos que nos aseguren que tienen un servicio de urgencias de 24 horas asociado. Ninguna precaución es poca.

Otras atenciones y comodidades

Qué menos que intentar que este período en una residencia también suponga un descanso y un tiempo de relax para nuestras mascotas. El lugar que escojamos debe contar con otras comodidades adicionales: los cubículos deben estar bien acondicionados (con calefacción y refrigeración adecuadas para cada época del año), aseados con frecuencia… Y si no reparamos en gastos, hay hasta residencias de lujo  cinco estrellas para mascotas con hilo musical, piscina o masajes, entre otros servicios.