Salud

Contención física de las mascotas

Sunrise  Dog Walk

A veces resulta algo complicado definir que tipo de vida es la que le queremos dar a nuestro perro o gato. Hay quienes los humanizan demasiado  y tienen a sus perros con las uñas pintadas, vestidos con ropa de marca y usando el peinado de este invierno. El gato no permite tanto abuso, pero no falta el que tiene moños y otros arreglos de ese tipo. Digamos que son los dueños que optan por lo más antinatural posible.

De un extremo al otro

En el otro extremo tenemos quienes piensan que lo ideal es imitar la naturaleza lo más posible. El perro y el gato no entran jamás a la casa, comen lo más parecido a lo natural (jamás un pienso) y andan libres por el mundo. Son unos pequeños salvajes que molestan al barrio entero. Se accidentan y pasan por muchas cosas.

El lugar adecuado

Como todo en la vida, o casi todo,  lo ideal es el punto medio. El perro o el gato no son humanitos con pelos, no se visten o maquillan. Pero tampoco son seres salvajes que molestan y viven en peligro.

Tanto perros como gatos tienen que ser contenidos físicamente. Si salimos de casa, el perro tiene que ir con correa, algo elemental a tener en cuenta al pasear al perro. No puede exponerse el tránsito ni a una pelea con otros perros. El gato no puede andar libre por el barrio, maullando toda la noche y volviendo todo lastimado. En ambos casos, no puede ocurrir que al abrir la puerta salgan disparados a la calle. Tienen que estar educados y contenidos