Salud

Cómo cuidar el pico y uñas de las aves

Cuando nos comprometemos a tener un ser vivo en casa bajo nuestro cuidado, tenemos que saber antes que clase de cuidados va a necesitar. Esto que parece más que obvio, no lo es y cualquier veterinario os contará lo mismo. Hace unos días, durante una de las miles de visitas al veterinario con mi perro (las secuelas del distemper se van resolviendo pero le llevan tiempo) me contó de algunos problemas que ve con frecuencia.

Uno de esos problemas frecuentes e in entendibles se dan con las aves. No se trata de malos dueños que no quieren cuidar a su mascota. El problema es que no averiguan antes cuales son las necesidades y consultan cuando ya se encuentran con el problema.

Las uñas y los picos son dos fuentes de problemas que no deberían serlo.

Las aves en cautiverio no desgastan lo suficiente las uñas por lo que estas crecen y crecen sin parar. En un punto si se las deja, ya no puede ni utilizar las patas. Todo esto se evita con un recorte periódico de las uñas que hará el propio veterinario o que nos enseñará como hacerlo. El punto es que tienen que ser recortadas si o si porque el crecimiento es permanente.

Con el pico ocurre lo mismo, pero hay medidas más simples. Si no se desgasta lo suficiente el pico crece tanto que puede impedir que el ave se alimente. Esto se puede prevenir con ramas (cuidado que algunas son tóxicas) que se ponen en la jaula o incluso huesos de jibia o algunas piedras. Consultemos al veterinario cual nos conviene, para que el ave pueda desgastar el pico.