Salud

Displasia de cadera en perros

Displasia de cadera en perros

La displasia de cadera es una enfermedad articular que es muy invalidante para el perro que la padece, produce fuertes dolores y dificultades serias en la locomoción del mismo. Si bien hoy día es tratable, no tiene cura. El tratamientos solo sirve para aliviar al perro, algo que no siempre se logra. La displasia de cadera afecta la articulación entre la cadera en si misma y el fémur, que es el hueso más importante de los miembros posteriores (patas traseras) de los perros.

A qué razas afecta

Se ha demostrado que esta enfermedad es hereditaria y se ve con mucha frecuencia en algunas razas. Hasta hace unos años era típica del pastor alemán, pero hoy día se ve en muchas más razas. Para solucionar este problema la única conducta posible es evitar que estos perros se reproduzcan, de modo de evitar que se continúe el problema. No quiere decir que hay que acudir a la eutanasia, quiere decir que no se deben cruzar.

Cuándo comienzan los síntomas

El perro con displasia puede comenzar con síntomas a cualquier edad, pero lo clásico es que sea en la edad media. Se pueden ver cachorros o perros ancianos con síntomas iniciales, pero no es lo común. El perro se nota dolorido y se desplaza con dificultad. Le cuesta, por ejemplo, subir escaleras o incorporarse luego de estar acostado o sentado mucho rato.

Es muy importante consultar de forma inmediata cuando notamos los síntomas, ya que el tratamiento va a aliviar al perro y se nos va a recomendar cual es el nivel de actividad ideal para nuestro perro en ese momento de evolución.