Salud

Dónde comprar una silla de ruedas para el perro

Donde comprar una silla de ruedas para el perro

Hace algunos años cuando un perro perdía la movilidad de los miembros posteriores, casi invariablemente era un candidato seguro para la eutanasia. En algunos casos, un dueño muy habilidoso podía diseñar una silla de ruedas, lo que permitía una calidad de vida mucho mejor, lo que evitaba la tan temida eutanasia. Hoy día son muchos los lugares donde se pueden comprar estas sillas. Tengamos en cuenta que no solo son útiles para casos de inmovilidad permanente, sino que en otras situaciones pueden haber inmovilidades transitorias que se pueden beneficiar en mucho con este tipo de equipos.

Veamos dos lugares posibles

Uno de esos sitios es ortocanis.com. Aquí las sillas se hacen a medida, pero nos enseñan con toda claridad como tomar las medidas requeridas (por ejemplo no importa solamente la altura, sino la entrepierna o el ancho de muslo). Un dato importante es que el diseño permite que el perro pueda hacer sus necesidades sin que sea necesario bajarlo de la silla. Trabajan con perros muy pequeños pero también con perros gigantes, de más de 50 kilos de peso. Las ruedas, que son lo que más desgaste sufren, se pueden reponer en cualquier tienda especializada, por lo que el mantenimiento es extremadamente simple.

Una vida casi normal

El otro sitio interesante es sillacan.es. Aquí nos invitan a no sacrificar al animal en problemas y al menos a explorar las alternativas. La foto del perro con la frase “tu perro sobre ruedas”, si bien es sumamente simple me parece que encierra todo un concepto. Tiene muy en cuenta la calidad de los arneses para proteger la piel del perro. Un dato interesante es que para abaratar costos usan ruedas de segunda mano, pero de excelente calidad. Los precios son bastante buenos, partiendo de los 180 euros. Está claro que no es poco dinero pero es lo que puede evitar la eutanasia dando buena calidad de vida.

Con este tipo de equipos podemos salir con el perro a todos lados. No olvidemos que deporte y discapacidad, una realidad compatible, no es solo un ideal.