Adiestramiento

Educando al cachorro

naughty playful puppy dog after biting a pillow tired of hard work

Tener un cachorro en casa es todo un reto. De hecho, cuando superamos esa alegre y trabajosa etapa, sentimos un poco de nostalgia y mucho de alivio. Son divertidos, muy divertidos, pero dan mucho trabajo. Claro que si cuando llega el nuevo cachorro a casa y hay un perro adulto en ella, las cosas son mucho más simples.

Un buen guía

El perro o perra más viejo educa, de alguna forma, al cachorro. Tal vez más adelante intente disputarle cierto liderazgo, algo que nosotros debemos evitar, pero mientras es muy pequeño, tenemos  un ayudante ideal en el perro que ya vivía en casa. En nuestro caso ya teníamos un gato, por lo que nuestro perro ha aprendido conductas muy gatunas, pero no le afecta y es normal.

Marcar los límites

Con el cachorro hay que ser  coherentes, lo que no se puede hoy no se puede mañana, pero con paciencia. Todo lleva un tiempo, nosotros, todos en la familia, actuamos igual, el perrito va aprendiendo. Uno de los problemas más frecuentes es la costumbre de  morder todo. Se debe al sentido del tacto en la boca y a la necesidad de morder por el cambio de dentición. Lo que no debemos permitir es que use como juguete antiguos calcetines o zapatos, ya que luego usará los nuevos y no va a entender porque no; ni tampoco dejarlo que nos muerda las manos. Es una cuestión de liderazgo que debe tener muy clara.

Debemos aprender como cuidar la boca de los pequeños perros. Hay que acostumbrarlo a lavar sus dientes con cierta frecuencia y luego veremos que no va a ser un problema cuando sea adulto.