AnimalesSalud

El aborto en yeguas

Hace unos días veíamos lo que ocurre en la naturaleza, con machos responsables de infanticidios, en varias especies. Básicamente lo que ocurre es que un nuevo macho dominante, mata las crías del dominante anterior, de modo que las hembras quedan rápidamente aptas para poder procrear. Son varias las especies en las que ocurre esto, donde los machos se muestran de esta forma. Sin embargo, con las yeguas ocurre algo muy curioso.

Según un estudio hecho en República Checa cuando a una yegua se la aparta de la manada para crusarse con un macho de otra manada, al volver a la suya pueden pasar varias cosas. Si en su manada hay machos, pues mantendrá todas las relaciones sexuales posibles, de modo que no quede clara la paternidad. Pero si al volver no hay machos, se la deja aislada, lo más probable es que aborte. Las cifras son más que significativas.

El punto es que si esa hembra no aborta, el recién nacido es altamente probable que sea víctima de infanticidio por parte de un macho, con el que obviamente tomará contacto por ser miembro de la manada. Si sobrevive los tres primeros meses tiene buenas oportunidades, pero si no, no.

En cambio, cuando se aparea una hembra con un macho de su manada, el porcentaje de abortos es casi nulo, una verdadera excepción. Si lo comparamos con el 30 % de abortos cuando el macho es de otra manada, queda obvio que algo ocurre. En alguna forma la naturaleza se deshace de fetos que luego serían victima de infanticidios.