Animales

El apego en los perros

La salud mental de un perro, similar a lo que ocurre en los humanos, depende mucho de sus primeras relaciones. En especial, en como es relaciona la madre con los cachorros y luego como se relacionan ellos entre si, serán los determinantes de buena parte de la conducta de un perro. Claro, las personas con quienes vivan luego serán quienes se encarguen de arruinar ese trabajo fantástico, o serán quienes reparen lo que no se ha hecho bien.

El apego de la hembra con sus cachorros y de estos con ellas es clave. Por más joven o tonta que parezca la perra, apenas tiene su cría sabe claramente todo lo que tiene que hacer y como comunicarse con sus perritos. El problema es que no siempre las cosas salen como tienen que salir.

Una situación especial que algunas veces puede poner muy en peligro esta conducta normal y deseable de apego, es cuando la perra no puede parir normalmente y requiere de una cesárea. En esos casos, en el momento que nacen los cachorros la perra está obviamente anestesiada  y por supuesto que no se encarga de sus perritos en los primeros momentos.

Puede ocurrir que cuando la perra se despierta, sobretodo si es primeriza, no tenga ni la menor idea de quienes son todos esos perros. De hecho puede ser que hasta los rechace un poco. En general esta conducta se revierte en muy pocas horas, pero es fundamental hacer un seguimiento estricto de su comportamiento para no poner en riesgo a toda la camada.