Salud

El calcio y los nutrientes en las tortugas de tierra

Reptile turtle

¿Cómo podemos complementar la dieta de nuestras tortugas de tierra para que no les falte de nada, como si vivieran en su propio hábitat natural? El calcio y los nutrientes en forma de vitaminas son muy importantes para ello. Os damos algunos consejos para incluirlos en su alimentación.

Normalmente, estas mascotas no tendrán problema en adaptarse a la vida con los humanos y no suelen hacer ascos a ninguna clase de comida que les proporcionemos (aunque debemos saber que no es adecuado que coman carne, por mucho que les guste). Aunque puede ser muy cómodo para nosotros limitarnos a darles esas frutas u hortalizas que tanto les gustan, debemos tener muy presentes esos suplementos que necesitan: calcio y fósforo sobre todo, además de vitaminas que les ayuden a que su caparazón permanezca siempre fuerte y sólido.

El calcio será esencial en estas mascotas cuando son muy pequeñas y se encuentran en desarrollo, pero también en su etapa adulta para evitar toda una serie de enfermedades, por desgracia habituales. Lo más sencillo para nosotros será comprar los  bloques que se venden en cualquier tienda de veterinaria y que le aportan este suplemento. Algunos se sumergen y se disuelven en el agua; son los más adecuados para complementar la alimentación de las tortugas de Florida u otras cuyo medio habitual sea el de una pecera, un estanque… En el caso que nos ocupa, el de las tortugas de tierra, si viven en el jardín o en la terraza podemos comprarles bloques para ingerir ingerir. Si no les resultan apetitosos a simple vista (¿y a quién se lo resultaría?), una buena manera de incitarles a comerlos es la de mezclarlos con trozos de fruta, tomate… todos esos alimentos frescos y sanos que seguro que les parecen mucho más atractivos que un aburrido cubo blanco.

También existen suplementos de vitamina D, muy importante para el caparazón y para la salud general de estas mascotas. Lo mejor para que la obtengan de manera natural, sin embargo, es proporcionarles una  buena dosis diaria de luz solar. Algo muy sencillo si viven en el jardín, pero a lo que tendremos que prestar mayor atención, en cambio, si las tenemos en un piso.

Etiquetas: