Adopción

El nuevo perro de la casa

Cuando en casa ya viven varios perros la convivencia entre ellos suele ser muy buena. Las jerarquías bien respetadas aseguran que el grupo completo lo pase muy bien sin conflictos. El problema es cuando ya tenemos dos o tres perros y queremos traer uno más. Ni hablar que para tener tantos animales tenemos que tener un espacio enorme y las condiciones económicas de mantenerlos, dato muy importante. Si todo eso se da, pues a presentar el nuevo perro.

No debemos hacer las presentaciones en casa, de ser posible, para que no comencemos con problemas de territorio con un desconocido. Lo ideal es llevar los perros al parque y luego de un rato, cuando ya están más tranquilos, otra persona nos traiga el nuevo perro. Se van a estudiar unos a otros, pero sobretodo si nuestro animales están castrados, casi seguro no habrá problemas.

Al llegar a casa entran primero los “viejos” y al final el nuevo. Hay que dejarlos que interactúen, seguro que gruñidos van a haber, pero es la forma que tienen de indicarle al nuevo como son las reglas. Al darle de comer, respetemos las jerarquías y le servios último al nuevo. Premiemos todas las actitudes positivas entre ellos  y solo vamos a reprimir cuando veamos que los gruñidos suben mucho de tono.

Si son perros acostumbrados a la manada, no hay problemas con un perro nuevo, siempre que este no sea agresivo. Lo importante es elegir muy bien que perro adoptar para que entre en un grupo y no que sea ideal para ser perro único en la casa.